11 5256 0099 | 15 6525 9709

Llegamos para cambiar la historia


AVANCES Y NUEVAS TECNOLOGÍAS


Son recurrentes las consultas en nuestros centros acerca de los avances tecnológicos respecto a la caída del cabello, desde clonación hasta automatización. Son informaciones que debemos brindar con suma responsabilidad para aclarar las dudas que les surgen a nuestros pacientes, es por eso que decidimos redactar un documento basado en las preguntas más frecuentes.

La clonación de folículos pilosos es una de las preguntas que se da con mayor frecuencia sobre todo en pacientes que poseen escasa zona donante o que se han sometido a distintos tratamientos para la caída y no han encontrado solución a su problema. En la clonación se han realizado estudios basados en la multiplicación de las células de algunos folículos que se extraían previamente para realizar un cultivo de las mismas y lograr su multiplicación, hasta ahora no se ha logrado que el cabello crezca normalmente o tenga una apariencia de un cabello normal a partir de este tipo de procedimientos, si bien hay diferentes compañías dedicadas al estudio puntual de la clonación de cabellos.

Por el momento falta mucho por investigar antes de que esta solución sea una realidad que podamos ofrecer a nuestros pacientes.

La implementación de tecnología para procedimientos FUE

Uno de los grandes retos de este tipo de procedimiento es la eficacia a la hora de la extracción y luego lograr un buen diseño para que el resultado sea natural y que no se perciba que es un micro trasplante.

En este campo han aparecido diversas innovaciones que buscan facilitar el trabajo del cirujano y en algunos casos hasta reemplazarlo.

Dentro de los diversos mecanismos que fueron surgiendo a lo largo de los años están desde maquinas extractoras que realizan el corte del folículo y lo succiona para luego almacenarlo y así ser manipulado por el equipo quirúrgico para su posterior implantación caso como el de la marca omnigraft™ o noegroaft®. Este tipo de aparatología busca agilizar la extracción pero su inconveniente es que pone en riesgo al folículo dado que no puede evitar que este comience a girar y ser maltratado por el efecto de la succión llevando esto a una tasa muy baja de supervivencia.

Otro mecanismo que ha surgido hace ya casi una década es el equipo Artas® que va un paso mas allá en relación a la automatización del proceso. Este robot a través de un brazo mecanizado y de un sistema de sensores, identifica los cabellos para luego seleccionarlos y realizar los cortes de las extracciones, los cuales posteriormente son extraídos por el equipo quirúrgico. Se ayuda de un software que tiene preestablecidos patrones de diseños para luego, una vez concluidas la etapa de extracción, realizar las incisiones. Este tipo de robots tienden a ser utilizados por médicos que no han podido incorporar la técnica FUE ya sea por la dificultad que la misma representa o porque prefieren seguir focalizados en las técnicas que saben hacer. El problema que representa este tipo de tecnología es variado, por un lado no pueden determinar si el cabello presenta curvatura debajo de la dermis y es por ello que no se utiliza en pacientes con cabello enrulado, otra contra crucial que va en contra de la esencia del FUE es que solo puede extraer de la nuca y no así de los laterales, por lo tanto si el paciente es sometido a grandes intervenciones enfocadas solamente en una región entonces corre grandes riesgos de dejar visible las extracciones a partir de una zona donante raleada. Otro punto en contra, y uno de los mas relevantes es que las incisiones al hacerlas el robot no logra la densidad, angulación, ni el diseño artístico que puede darle la sensibilidad de la mano entrenada de un artista, protagonista primordial para lograr un resultado natural e indetectable.

También se discute mucho acerca de otros implementos como el choi implanter, un lápiz donde se carga al folículo para que luego sea implantado a través de la punta del mismo, logrando que sea colocado en la zona donante en el mismo momento de la incisión. Si bien tiene la ventaja de colocarse al momento de la incisión, también tiene grandes riesgos al sufrir una presión excesiva el folículo además de hacer más dificultoso lograr una alta densidad y una buena angulación.

Conclusión:
Todas las tecnologías que van surgiendo y desarrollandose son estudiadas en los Laboratorios de Alvi Armani, pero hasta ahora nada equipara a la destreza y el sentido artístico de un profesional en donde el diseño y la técnica de implantación son los factores determinantes para lograr una restauración definitiva y natural.